Deporte y Superstición, Rituales en los Atletas
Deporte y Superstición, Rituales en los Atletas

A menudo hay una línea muy fina entre la victoria y la derrota. Lo decisivo no es la condición física del deportista, sino su tolerancia al estrés. Un atleta puede prepararse psicológicamente con la ayuda de simples rituales y la creencia en los presagios.

Tenistas

Los tenistas tienen una actitud especial hacia los rituales y los presagios. Aparte de los rituales individuales, que tienen casi todos los deportistas, tanto los que tienen éxito como los que no, hay reglas no escritas en el tenis, que ni siquiera los «caballeros de la raqueta» más seguros de sí mismos se atreverían a romper.

Un tenista supersticioso nunca pisará un marcador ni sacará más de dos pelotas al servicio. Se rumorea que a los tenistas no les gusta llevar ropa y equipamiento con color amarillo. Sin embargo, Masha Sharapova y Serena Williams han ganado grandes competiciones sin miedo a vestirse de amarillo.

Jugadores de hockey

La mayor superstición es probablemente la del hockey sobre hielo. La más sencilla es que si se acerca un partido importante, los deportistas se niegan a ser fotografiados, y en el vestuario tratan de evitar las charlas ociosas.

Los equipos, especialmente los palos de hockey, se convierten en seres vivos para ellos. El jugador los prepara personalmente, los envuelve y tiene una charla sincera con ellos. Y Wayne Gretzky, el mejor jugador de la historia de la NHL, tuvo incluso la idea de utilizar talco para bebés para maximizar el efecto. Viendo sus resultados, ¡realmente funcionó! Los jugadores de hockey también golpean sus palos en las almohadillas del portero antes del partido, atrayendo a los dioses del deporte a su lado.

¿Qué te parece esta tradición? Cuando todavía falta mucho para los playoffs, algunos jugadores dejan de afeitarse. Los aficionados se refieren a este grado de falta de afeitado como «barba de desempate».

Otro presagio ha sido asociado a un dólar de plata incrustado en el estadio de hielo por el equipo nacional canadiense. Desgraciadamente, el presagio sólo pudo probarse una vez, y los canadienses ganaron las Olimpiadas. Cuando les tocó sacar la moneda la próxima vez, Alexander Ovechkin fue el encargado de hacerlo, y se la llevó de recuerdo.

Golfistas

Golfistas

Los golfistas creen en la magia de los números. Se cree que las bolas con un número superior a cuatro están destinadas a estropear el juego. La competición también comienza con un ritual: los equipos con números impares aparecen primero en el tee. Una amplia gama de tradiciones y reglas se han arraigado en la etiqueta del juego, con los golfistas introduciendo supersticiones como llevar una moneda en el bolsillo o las zapatillas. Se dice que da buena suerte.

Futbolistas

La mayoría de las supersticiones se refieren al equipamiento. Todos los futbolistas acaban teniendo suerte con los tacos, las espinilleras y demás. Si un jugador consigue muchos goles con esas botas, o juega partidos exitosos, lo más probable es que se conviertan en su bota de la suerte. Los apreciará y los utilizará sólo en los momentos más importantes. También es interesante que los distintos jugadores elijan una secuencia determinada para ponerse las zapatillas antes de los entrenamientos y los partidos. Este también es uno de los rituales.

Al igual que sus colegas de otros deportes, no se puede obligar a los futbolistas a conceder entrevistas, hacer pronósticos o hacerse fotos antes de un partido importante. Y si caen en las garras de los periodistas, suelen conformarse con frases muy límpidas.

Jugadores de baloncesto y voleibol

Hay muchas similitudes con el fútbol, por ejemplo, el equipamiento y el calzado merecen un tratamiento especial. No es raro ver a un jugador de baloncesto o de voleibol de renombre en el gimnasio con zapatillas desgastadas. Sin embargo, hay diferencias. Cuando se prepara para un partido, un atleta intenta «calentar» las suelas de sus zapatos, y sólo entonces sale a la pista.

Otra peculiaridad: el jugador de baloncesto que es el último en anotar en el calentamiento debe tener un buen partido. Otro ritual interesante: al hacer un tiro libre, los jugadores de baloncesto siempre golpean el balón en el suelo. Es buena suerte. Y un jugador de voleibol que saca tiene que conseguir el balón del compañero más afortunado de su equipo.