Las apuestas más sorprendentes del mundo
Las apuestas más sorprendentes del mundo

¡No te puedes imaginar lo que los apostantes pueden hacer en el calor de la pasión!

Un trago por un millón

Esta apuesta ha pasado a la historia como una de las más antiguas. La reina egipcia Cleopatra y su amante romano Marco Antonio discutieron. La famosa belleza ofreció una apuesta de que durante un banquete bebería una suma de vino superior a la que Antonio había gastado en un suntuoso banquete reciente. Como se trata de millones de sestercios, no creyó que fuera posible y aceptó.
Está claro que Cleopatra no pudo evitar hacer trampa. En el banquete disolvió una gran perla negra en vinagre de vino y se la bebió. Esta decoración costó un dinero fabuloso, por lo que formalmente se respetaron las reglas, y el famoso general admitió la derrota.

Por cierto, los científicos modernos han conseguido demostrar que esa experiencia química es muy posible. Es cierto que el proceso de disolución dura un día, pero la mujer egipcia podía remojar su perla y acudir a la fiesta con la gema ablandada. O la fiesta duró tanto que hubo tiempo suficiente.

Disputa de moda

El aristócrata británico Lord Spencer, que vivió hace doscientos años, tenía fama en los círculos londinenses de indiscutible creador de tendencias. Su autoconfianza en el asunto era tan grande que una vez incluso apostó a que de alguna manera arruinaría su cola, digamos que recortando los flecos, y la llevaría a un baile. Al hacerlo, los asistentes pensarían que es un atuendo bastante decente.
Cabe señalar que el señor no sólo consiguió salir victorioso de la disputa, sino que también logró revolucionar la moda. Tanto los hombres como las mujeres utilizaron chaquetas más cortas. Esta versión de la chaqueta se sigue llamando hoy en día «spencer». Son una alternativa a los smokings.

Una película de diez segundos

El famoso guionista italiano Tonino Guerra, que colaboró con Fellini y Tarkovsky, apostó una vez que podía escribir un guión para una película completa que no durara más de diez segundos.

Un día fue suficiente para ganar la apuesta. El guión era: «Cierta señora está sentada frente a un televisor que muestra un cohete preparándose para el lanzamiento. El tiempo de la cuenta atrás se está agotando: 4… 3… 2… En ese momento, el rostro de la mujer muestra toda una gama de emociones. En el último segundo coge el auricular del teléfono, hace girar el dial y, junto con el despegue de la nave, pronuncia: «Eso es, se ha ido.»

Una película de diez segundos

Otras apuestas sorprendentes

  • El renombrado físico Stephen Hawking siempre se ha interesado por los agujeros negros. Y argumentó que se trata de ellos, por ejemplo, si hay o no un agujero negro en un lugar concreto del espacio, si es capaz de absorber información sin dejar rastro, etc. Lo sorprendente es que Hawking haya perdido sistemáticamente estos debates.
  • Un día, la estrella del baloncesto mundial Shaquille O’Neal hizo una apuesta de que sin ningún tipo de entrenamiento y conexiones conseguirá entrar en la Casa Blanca para una audiencia con Barack Obama. Los guardaespaldas del presidente estadounidense estaban encantados con su visitante estrella, pero se negaron a dejarle entrar.
  • Fue en 1960. Un tal David Threlfall, de Gran Bretaña, decidió una vez hacer una apuesta en la oficina de un corredor de apuestas. Le atrajo un acontecimiento con probabilidades de 1000 (!) de que al menos un hombre vuele a la Luna en la próxima década. Hizo una gran apuesta, y los siguientes nueve años pasaron en un agónico suspenso. Y casi nadie se emocionó más que Trelfolk cuando los astronautas liderados por Neil Armstrong realizaron su famoso vuelo en el Apolo 11.